Bulgaria 1994

Posted on 17.7.10 by Miquel UoDT

Casi recuperados de la resaca post campeonato mundial de España, vuelvo a Futbolistas con Karma (no sé si hacer público como nos referimos a esto Romero y uno que escribe) para traeros historias karmeras más allá de lo que ha acontecido en nuestra Liga.

Y como no se hace otra más que hablar del Mundial, os traigo una de las selección más rumbosas que ha pasado por una fase final en los últimos tiempos. Ojo, y no quiere decir que desprecie a Argelia, Nueva Zelanda, Corea del Norte, Costa Rica, Trinidad y Tobago o a Angola. Todas ellas tienen ese algo para que banquemos por ellas en un Mundial, pero lo de Bulgaria en 1994, protagonista de esta entrada, es para que le hagamos ya no sólo un hueco en esta bitácora, sino en nuestro corazoncitos futboleros.

Primero por la manera en la que lograron su pasaporte para la Tierra de las Oportunidades Estados Unidos 1994, con una histórica victoria en el Parque de los Príncipes ante Francia. Sí, la Francia de Papin, Cantona y Ginola entre otros, con dos goles de un jugador que tuvo después un paso por España, Emil Kostadinov (Depor) en una de las tardes más tristes del fútbol galo... hasta la llegada de Anelka y Evra a Sudáfrica.

Para los más jóvenes, contar que ese equipo fue uno de los más claros exponentes de lo bonito que es ver el talento desatado, sin ningún tipo de orden y donde la anarquía se hace fútbol. Liderados en el campo por el sobreexcitado Hristo Stoichkov y bien escudado por Kassimir Balakov, Yordan Lechtkov, (convertido hoy en día en un gran alcalde) Borimirov en el medio e Ivanov y Mihailov en tareas defensivas. De hecho, el portero, ya llegó al Mundial con una anécdota de las buenas. Al contrario que muchos hombres, el bueno de Borislav Mihailov, apareció con más pelo en Estados Unidos que en el anterior Mundial que disputó, el de México en 1986. El motivo fue un transplante capilar al ver que su frente comenzaba a ganar terreno. Que fuera integrante de uno de los equipos más gañanes de la historia de los Mundiales, no quita de ser un tío con una imagen.
Todo lo contrario que Ivanov, designado como uno de los futbolistas más feos de la competición.

Uno de los jugadores que echó en falta Bulgaria, o por lo menos los aficionados españoles, fue a Lubo Penev. Nada que ver en su no convocatoria por ser el sobrino del seleccionador (Dimitar Penev), sino porque el entonces delantero del Valencia se recuperaba de un cáncer testicular. Lástima que no fuera partícipe de la gesta más grande de su país en un Mundial, pero no le fue mal tras su recuperación.

Bulgaria firmó una trayectoria brillante en el Mundial para firmar un tan sorprendente como merecido cuarto puesto. Desde su debut ante Nigeria que se saldó con una clara derrota por 3-0 hasta la derrota en la final de consolación ante la otra sorpresa del torneo, Suecia, por 4-0, el equipo de Stoichkov fue de menos a más en cada partido: ganó a Argentina, a Grecia, eliminó a México en los penalties (a pesar de que los aztecas contaban con el gran Jorge Campos bajo palos), dio la campanada echando a Alemania y sólo Italia, bueno no, sólo el genio de Baggio frenó sus aspiraciones ya en semifinales.
Todo un ejemplo de lo bien que se juega sin exigencia ninguna.

Porque esa fue la fuerza de esta Bulgaria, clasificados casi de milagro y a pesar de tener un gran equipo, no esperaban llegar tan lejos. Seguro que caer en octavos hubiera sido un resultado para cumplir el trámite. Pero ¿dónde está el secreto a parte de en la falta de presión? Fácil, aunque quizás poco creíble en los días que vivimos, los de las concentraciones, los móviles apagados, las dietas estrictas y los toques de queda. Nada de eso hubo en la expedición de los chicos de Penev: desde las 'arrimadas de cebolleta' a las azafatas del avión que les llevaba a los USA hasta las timbas en el hotel con buenos licores y con el humo de los cigarros en el ambiente (¿fumando en un hotel? sí, eran tiempos mejores) que se celebraban cuando no conseguían compañía femenina para pasar la noche la estancia de Bulgaria en el país yankee fue más un premio vacacional que una participación mundialista.

Lo mejor es que no les fue mal (de hecho, mejor que a España, que cayó en cuartos ante Italia evitando ese Bulgaria-España que hubiera sido legendario) y consiguió hacerse un hueco en la historia underground de los Mundiales.

13 Response to "Bulgaria 1994"

.
gravatar
Gontxo Says....

Miquel Moro no te conozco, como no conozco a Senyor Romero, y no sabia de tu existencia pero, como autoaupado mayor seguidor de este blog, que reservar para los Men in Black como denominais, te felicito porque te ha quedado un articulo muy gracioso, karmero y con sustancia.

Me descubro 2 veces, porque me encanta recordar episodios karmeros que ademas salieron bien. Hay futbolistas inutiles que ganaron todo, sean Petit o Karembeu mejores ejemplos asi como jugadores buenos que se la pegaron cotinuamente.

Por eso Bulgaria mola. Me habeis hecho desenterrar mi album panini del 94. Con toda esta agraciada gente que llego a semifinales. Con eso Stoichkov que decia hijo de puta en castellano (si, son mis recuerdos con 11 años...), con ese equipo con Kiriakov del Merida, rubio y bigotudo como Asterix o con Balakov, de nombre Krasimir digno de cebon que fuera a explotar.

Pero me ha encantado el articulo por dos cosas. Una por Lechkov, mediapunta calvorota a lo Irureta con un grepusculo de pelos en la frente que hizo buen mundial y que habeis puesto una foto de Pepe Viyuela. Y otra por recordar a la gran mentira hortera y que nos vendieron a los niños pequeños que era Jorge Campos. Ni era buen portero, ni jugaba de campo ni sabia vestirse. Omito hacer referencias a ese señor con cara de yonki Ivanov, que seguramente tuviera 6 carreras, habalra 4 idiomas, fuera catedratico de ingenieria aeronautica pero prefiriera dedicarse al futbol... Trifon de nombre. Creo que es el montruo final del God of War 4...

Grandisimo! Es precioso.

Y para alentar mi estupidez, deberiais publicar un KFC digo un futbolistas con karma todos los viernes de madrugada...

Mañana me arrepentire de esto... pero me lo he pasao. Señores! A sus pies!

.
gravatar
unadechampinones Says....

Yo diría que esta selección rompió la barrera del karma. Pasó de un estado teóricamente karmero a ser un grande de la época. Curiosa entrada, jeje, parece uno de estos ejemplos de superación con el deporte que a menudo nos tratan de vender. Que buen Mundial el de Estados Uidos' 94, le tengo especial aprecio porque fue el primero que seguí.

Saludos.

.
gravatar
Senyor Romero Says....

que grande el artículo!! KFC FcK F*CK se enorgullece de contar con un colaborador del nivel de Lama, un grande!

y si se enorgullece de tener un colaborador como Lama, más aun de tener un seguidor como Gontxo.... hay que ver como me he reido con tu comentario, jajaja!! lo de Ivanov como monstruo final del GOW4 me ha matado, jajajaja!!

muy grandes todos... y las timbas en el hotel con cigarros y alcohol de por medio en una concentración mundialista es el paradigma de lo que representa FCK KFC o F*CK, ese "otro" futbol que de vez en cuando añoramos con tanto profesionalismo en la actualidad...

Un saludo para todos, sois unos cracks!!!

Leave A Reply