Sergei Pogodin


Sergei Pogodin, Serhiy Pohodin ó tal vez les suene más el nombre de Serhiy Anatoliyovych Pohodin, incluso Сергей Анатольевич Погодин, futbolista ucraniano nacido urssiano el 29 de Abril de 1968 en una divertida ciudad  llamada Luhansk. Divertida porque cambió hasta 5 veces de nombre en el siglo XX, ya que en 2 ocasiones tomó el nombre de la máxima figura política que ha dado la región, Kliment Voroixilov, mariscal de la Unión Soviética muy próximo a Stalin del que Nikita Jrushchov llegó a decir que era "la bolsa de mierda más grande del Ejército" y otras 3 veces se le retornó el nombre original, el actual.

Con estos antecedentes, es lógico pensar que todo nacido en Luhansk sería una particular "gran bolsa de mierda". Y sin llegar al punto del insulto gratuito (eso ya lo dejamos a su propia imaginación), la cuestión es que el paso de Sergei Pogodin por el fútbol español no se podría explicar mucho mejor que con las palabras de Jrushchov.

A punto de aprobarse la sentencia Bosman, Pogodin fue un pionero ruso en recalar en un conjunto modesto español, el CD Mérida. Corría la temporada 95-96 y nuestro particular homenajeado tenía una más que aceptable ruta de servicios, en la cual se incluía haber jugado con los dos equipos más importantes de su país Shakhtar Donetsk y Dinamo Kiev y haber anotado un gol en la máxima competición europea de clubes, la Champions League (93-94, contra el Skonto de Riga, jugando para el Spartak de Moscú). Así, llegó a un recién ascendido a la máxima categoría dispuesto a mostar su clase. Sin embargo, y como suele suceder en estos casos, sólo jugó 3 partidos, los 3 como titular.

Debutó en la 5ª jornada liguera frente al Salamanca y en la 6ª jornada fue expulsado por el árbitro Alonso Gómez López que tardó 17 minutos (2' de tiempo reglamentario y 15' del descanso) en darse cuenta de que Pogodin tenía 2 tarjetas amarillas y que no podía seguir sobre el terreno de juego. Fue mandado a la nevera, como también se hizo en su día con Tristante Oliva y Pogodin jugó su último partido 2 semanas después, anotando su único gol en Liga, frente a la Real Sociedad en partido que ganó el Mérida 1-2.

Lesionado o desaparecido (no hemos encontrado referencias al respecto), la cuestión es que tras esos 3 partidos y un gol, abandonó Extremadura para comenzar un periplo que le llevó al Hapoel Tel Aviv, FC Torpedo, FC Zorya y FC Tytan, donde se desempeñó como futbolista-entrenador.

Como curiosidad, señalar que disputó como internacional el primer partido de la selección ucraniana independiente, un 1-3 frente a Hungría el 29 de Abril de 1992. Fue su único partido con su selección.

Ganar Seguro



Cada vez es más discutido el título de mejor futbolista del mundo, claro está, porque nunca como ahora el fútbol había vivido su época dorada, y ahora existe bastante más competencia. No obstante, sea cual sea tu favorito, puede hacerte ganar con cada éxito que él obtenga, y es que te lo puedes montar francamente bien con las apuestas de fútbol en William Hill. Seguramente ya has visto en televisión sus anuncios, bajo el lema "donde apuestan los que apuestan", y tal vez sepas que les respaldan casi ocho décadas de experiencia en el sector, pero si quieres saber por qué lo recomendamos, descubrirás que hay muchas más razones para elegirlos.

Para empezar, con la nueva ley de las apuestas y el juego en España que entró en vigor hace aproximadamente un año ya, muchos sitios han caído por falta de adaptación a los nuevos requisitos, mientras que William Hill se ha puesto las pilas e incluso se ha responsabilizado de otros sitios de apuestas que no han llevado tan bien la transición. Además de tenerlo, como suele decirse, todo en regla, deciden premiar a sus usuarios en el momento que realicen su primer depósito con un bono de bienvenida de cien euros, que minimiza nuestras posibilidades de perder dinero ya que amortiza nuestra inversión automáticamente.

Para nosotros lo interesante es que permiten realizar apuestas para prácticamente cualquier liga, campeonato o copa, de interés regional, nacional o internacional, teniendo en cuenta casi cualquier equipo que no encuentres en otras casas de apuestas, y además contamos con las apuestas live, que ponen a nuestra disposición pronósticos de resultados parciales durante el desarrollo de los partidos, multiplicando así nuestras posibilidades de apostar y de ganar. Con este sistema, puedes apostar concretamente por tu jugador favorito. Si le conoces bien, ya sabes cuál será su siguiente movimiento, así que puedes hacer más dinero del que imaginas a la par que disfrutas a tope del partido. Sinceramente, hay que probarlo para entenderlo, pero cada vez más personas se unen a la aventura de vivir un partido con William Hill como acompañante.

Michael Ballack, eterno subcampeón


Que un jugador acumule a lo largo de su carrera deportiva 14 subcampeonatos y que un conjunto puntero de la Liga alemana no gane un título desde una Liga Pokal del año 93 y que desde entonces haya conseguido 9 subcampeonatos es, cuanto menos, curioso. Más información sobre deportes en Sports Betting

Michael Ballack y el Bayer Leverkusen, Bayer Leverkusen y Michael Ballack. Es pensar en uno de los dos y enseguida asociamos el otro. Desde luego, jugador y equipo están hechos el uno para el otro. Pero más allá de asociarlos porque ambos vivieron a la par uno de sus mejores momentos deportivos de los últimos tiempos para el conjunto alemán, siempre nos queda el chascarrillo de Michael Ballack “el segundón” y el Bayer “Neverkusen”.

El Bayer Leverkusen se ganó ese apodo a principios de siglo XXI cuando en una semana de Mayo del 2002 perdió los 3 titulos a los que aspiraba. Fue finalista de la Copa, Subcampeón de Liga y Subcampeón de la Champions League. Además, desde que ganó aquella Copa Pokal del 93, ha sido 9 veces subcampeón. 

Desde luego, nunca un futbolista se ha ganado con mayor contundencia su apodo que el bueno de Michael Ballack. El hoy centrocampista estrella del “conjunto de la aspirina” tiene en su haber la asombrosa cifra de 14 subcampeonatos, de ellos 6 son en campeonatos ligueros (tanto en Alemania como en Inglaterra), 6 en finales perdidas, ya sea nacionales o continentales (incluyendo 2 finales de Champions League, 01/02 y 07/08) y 2 finales perdidas con su selección, la del Mundial 2002 y la de la Eurocopa 2008. Clamorosa fue la semana de mayo del año 2002, cuando perdió los 3 títulos a los que aspiraba, Liga(en el último minuto), Copa y Champions League (contra el Real Madrid). Su calidad está fuera de toda duda, pues es considerado uno de los mejores jugadores de la historia de Alemania, pero sí que es cierto que resulta sorprendente que un jugador de este nivel será siempre recordado por ser “el segundo” pese a que gracias a su paso por grandes como el Bayern de Munich y el Chelsea ha conseguido igualar sus títulos con sus subcampeonatos, teniendo 14 también.

 Tal vez tuvo algo que ver que jugó toda su carrera con el número 13. O simplemente es “el gafe” por excelencia.


El "Recoba" español contra el "Muerto" alemán


En la jornada de Europa League se jugó un partido que seguramente centraría la atención de más de un raulista que campa libre por aquí, el AEK Larnaca chipriota contra el Schalke 04 de nuestro querido patapalo Raúl. 
Lo que muchos no sabíais es que en el conjunto de Chipre juega Gonzalo García García, "Recoba" para los amigos (dudamos si ese sobrenombre se lo puso alguien perteneciente a la ONCE o él mismo en el modo "editar" del Pro Evolution).

El caso es que el amigo Gonzalo García y su equipo sucumbieron 0-5 frente al equipo patapalino  alemán y se encontraron frente a frente dos ex jugadores del Real Madrid con historias muy diferentes pero que han ido a convergir en un mismo partido, el propio Gonzalo García y don Raúl González Blanco.

Dejo aquí su historia para goce y disfrute del personal, resulta áltamente recomendable por las características karmeras del "Recoba" español y enternecedora para toda la familia. Un artículo que narra una historia que bien podría contarse a los niños antes de ir a dormir... así que os lo dejo linkeado y vosotros ya decidís qué veredicto le dáis.

Espero vuestros comentarios al artículo!

La Dolce Vita de César Gómez

En la temporada 96/97 Ronaldo revoluciona nuestra Liga. Sus goles y sus regates de fantasía hacen soñar al aficionado culé con un equipo ganando una Champions liderado por el brasileño. En pocos partidos de aquella temporada se quedó sin marcar.
Uno de ellos fue en la visita del Tenerife al Camp Nou. Se recuerda ese partido, entre otras cosas, por el gran marcaje que le hizo César Gómez al nueve culé.

Era, seguramente la época más gloriosa del cuadro tinerfeño, ya que esa misma temporada firmó una fantástica participación en la extinta Copa de la UEFA donde sólo el Schalke 04 (que no tenía a Rául, pero que jugaba mucho mejor que ahora) les cortaría el paso en semifinales.
Se recuerda junto a esa semifinal, el repaso que se le dio al Feyenoord de Henrik Larsson.

Y como pasa en tantas ocasiones que un club firma una temporada tan sorprendente en Europa, llegó la hora de que los grandes de Europa observaran qué jugadores podían valer para sus proyectos. No fue ni Kodro, ni Felipe, ni Juanele, ni Chano, ni Ballesteros (?), ni Vivar Dorado... la salida más sonada fue el fichaje de César Gómez por la Roma.
Este traspaso tiene cierta intrahistoria. Ojeadores del equipo italiano seguía al argentino Pablo Paz y, esto lo he leído aquí y suena de chiste, cuando fueron a ficharlo preguntaron por 'un defensa con nombre español que acababa en Z'. Seguro que luego revisando sus partidos, vería como secó a Ronaldo, flamante fichaje del Inter, y pensarían 'este debe ser nuestro hombre'.

La trayectoria de Gómez en la Roma fue digna del Hall of Fame del Karma: tres partidos (cinco minutos contra el Nápoles, tres contra la Fiore y el Derby contra la Lazio) en cuatro años. Eso sí, con un contrato largo y una buena ficha, el madrileño resistió estoico hasta la finalización del acuerdo, por más que desde el fin de su primera temporada, trataran de romper el contrato. 
Con tanto tiempo libre, disfrutó de su pisazo en Appia Nuova y montó un concesionario.

Una vez finalizado su contrato, se retiró y volvió a España donde ha tenido una actividad más frenética que como giallorrosso. Estuvo como ayudante de Poyet en Inglaterra, formó parte de una agencia de representación de desportistas como agente, su nombre fue vinculado al banquillo del Atlético Ciudadela mallorquín en Tercera y ahora ejerce de azote de la actual directiva de su Tenerife

Guy Ipoua

 

Guy Ipoua, delantero centro rematador y goleador, con unas cifras anotadoras sencillamente escalofriantes y de origen karmero, nació en Douala (Camerún) el 14 de Enero de 1976. Como suele ser habitual en los personajes que pueblan este blog, comenzó a caminar a una edad temprana y pronto se fijó en su hermano mayor, Samuel Ipoua quien presentaba unas grandes dotes para el balompié (a la postre fue mundialista con Camerún en Francia '98).

Así pues, viendo que a su hermano mayor no se le daba nada mal, decidió que él no podía ser menos y también se interesó pronto por el balompié. A la edad de 4 años tuvo que emigrar a Estrasburgo (Francia) y en el año 1.992 ingresó en la escuela de fútbol del Nancy francés junto a su hermano.

Demostrando su calidad poco a poco, a Samuel Ipoua le iban saliendo "novias" importantes, mientras que nuestro homenajeado Guy Ipoua se tenía que quedar con los restos... Esto claramente se vio en la cesión del primero al Inter de Milán y su hermano, no queriendo ser menos, también fue cedido a un equipo italiano por el Nancy, pero fue al Torino. No hace falta decir que no disputó un solo encuentro.

Y en esta situación nos encontramos cuando aparece el siempre sorprendente Atlético de Madrid y, en una maniobra muy típica del gran Jesús Gil, fichó a Guy Ipoua para el filial rojiblanco en la temporada 96/97 que militaba en Segunda División. La afición colchonera ya hablaba de él como de la "perla negra", otros decían que sería el enésimo bluff con los que nos solía deleitar Gil y Maldini y compañía ya lo señalaban como el futbolista que mejor compendiaba la calidad y técnica de aquella nueva generación de "leones indomables" que pronto harían olvidar a la Selección Camerunesa que asombró al mundo en el Mundial '90 (con el dios Makanaky a la cabeza...).

En el Atlético de Madrid B superó todas las expectativas depositadas en él y acabó disputando un total de 11 encuentros en los que anotó 1 gol durante dicha temporada 96/97. Obviamente, con estos números no se puede ir a otra parte que no sea acabar en las páginas de este blog y para intentar relanzar su carrera futbolística comenzó un curioso periplo por la geografía española que le llevó a jugar en el Novelda, Sevilla, Écija y Alicante en poco más de un año. Así que para la temporada 98/99 hizo las maletas y se marchó a las islas británicas, concretamente al Bristol Rovers.

Bristol Rovers, Scunthorpe United, Gillingham, Livingstone, Doncaster Rovers, Mansfield Town, Lincoln City, Hereford UnitedForest Green Rovers fueron los equipos del Reino Unido que le vieron jugar entre 1998 y 2006, con desigual fortuna. Acabó retirándose en el Oryx de su Douala natal.

Actualmente posee su propio negocio en Camerún cuyo objetivo es reducir el consumo de agua de varias organizaciones para que sean más eficientes y no malgasten su consumo. Actitud loable sin lugar a dudas. 

Curiosidades:  

- Para los nostálgicos, se puede jugar con Guy Ipoua en el PcFútbol 6.0. Se encuentra en el Écija Balompié, en 2ª División B.

- Es todo un ídolo para las masas seguidoras del todopoderoso Hereford United pues al parecer, fue una pieza fundamental en el ascenso de categoría del equipo en la temporada 2005-2006. Incluso se ha llegado a crear un movimiento que tiene el objetivo de convertirlo en el próximo entrenador de este equipo.

- Tiene perfil en la red social Facebook pero es un poco cabroncete y no me acepta la petición de amistad.

- Yendo un poco más allá y ahondando en el karma del bueno de Ipoua, en Facebook se puede encontrar su "página de fans no oficial" promovida por seguidores del Gillingham. Entre otras lindeces y sarcasmos en relación a su nombre "Guy" (al parecer un nombre algo magnífico y maravillosamente novedoso(?) para los ingleses), han escrito y dejado para el recuerdo varios cánticos con letras endiabladamente rebuscadas en honor a Guy Ipoua, a saber:

Ipoua - ohhhhhhhhhhh
Ipoua - ohhhhhhhhhhh
He comes from Cameroon,
He plays for Gillingham
Ipoua - ohhhhhhhhhhhh
Ipoua - ohhhhhhhhhhh
____________________

Guy, Guy Ipoua, Ohhh Ahh,
I wanna know....
When you'll score a goal!

____________________

WHEN THE BALL HITS THE GOAL ITS NOT SHEARER OR COLE, ITS IPOUAAAAAAAAA.
GUUUUUUUUUUUY!!

Wilfred Agbonavbare

 
Impensable que en 2 años y medio de blog no haya ningún homenaje a algun mítico del Rayo Vallecano... solventemos este grave error escribiendo sobre uno de los más grandes...

Porque hablar de Wilfred Agbonavbare, Wilfred "el del Rayo" para los amigos, es, sin lugar a dudas, hablar de una de las máximas estrellas de nuestro particular Hall of Fame, una de esas estrellas que antes de hablar de ella hay que rezar dos o tres Makanakys Nuestros  y un Ave Llubojevic  para no caer en la blasfemia, como cuando se habla de Carmen Sevilla, la Patiño o Falete.

Wilfred Agbonavbare, mítico ángel del balompié, este portero, de los que se suelen denominar "araña negra, nació el 5 de Octubre de 1966 en Lagos (Nigeria). Cuenta la leyenda que a los 16 añitos ya se le podía ver en un terreno de juego, concretamente en el New Nigeria Bank cuyo ciudad deportiva se ha convertido actualmente en lugar de peregrinación para todos aquellos que vieron a Wilfred jugar.

Viendo el bueno de Wilfred que su progresión quedaría cortada si permanecía mucho tiempo en el mismo equipo, en 1990 emigró al potente BCC Lions Gboko nigeriano, seguramente en busca de jugar algunos partidos al más alto nivel. Obviamente, pronto destacó bajo palos y apenas encajó 0 goles en 0 partidos. Con estos impresionantes números bajo el brazo, se decidió a cruzar el charco y proseguir su meteórica carrera en algún equipo europeo.

Tras largos minutos de negociación, finalmente fichó por el Rayo Vallecano, equipo que militaba en la 2ª División,en la temporada 90/91. Pronto se hizo con la titularidad de la portería vallecana pero eso no fue suficiente para ascender.

Ascendió, no a los cielos sino a 1ª División en la siguiente temporada, permaneciendo dos campañas (92/93 y 93/94) en la máxima categoría, categoría que perdieron al finalizar la 93/94.
Pero tan solo un añito en el infierno después, y de la mano de nuestro particular homenajeado, el Rayo Vallecano volvió a Primera División en la temporada 95/96.

En esta temporada, al igual que todas las anteriores, el bueno de Wilfred Agbonavbare era el guardameta titular del Rayo Vallecano, pero sorpresivamente, fichó por el Écija (conjunto de 2ª División) en el mercado de invierno de ésta campaña.

En el Écija sufrió un descenso a 2ª División B la temporada 96/97 lo que le hizo codearse con el mundo terrenal y, suponemos que tras jugar en el mismo equipo que nuestro ya homenajeado Velli Kasumov pensó que su vida futbolística debía acabar ahí y se retiró al final de esa temporada, con apenas 31 años.

Curiosidades:
- Según se puede leer en la siempre fiable Wikipedia polaca, debutó con Nigeria en un partido frente a Togo el 16 de Diciembre de 1983. Al parecer, Togo endosó un abultado 5-2 a Nigeria y a Wilfred se le empezó a conocer como "Agbonavbasket".

- Fue convocado por Nigeria para el Mundial 1994 de USA pero el guardameta titular fue nuestro primer homenajeado, Peter Rufai. También participó en esa Selección el gran Daniel Amokachi. En total fue internacional en 14 ocasiones.

Según la fuente que consultes, tras su retiro estuvo trabajando como entrenador de porteros del Coslada madrileño, trabajo que compaginó con el de repartidor de paquetes, portero de una discoteca, trabajador del Alcampo... en fin, al parecer se han documentado multitud de apariciones de Wilfreds a lo largo y ancho de la geografía española.

- Tengo el vago recuerdo de verlo golpeándose contra algún poste o algo así, ¿alguien podría refrescar mi memoria?

Angulo a punto de destapar a Wenger

Tras la derrota en la final de la Carling Cup, mucho se ha hablado de Arsene Wenger: si su proyecto es una gran mentira, si con un equipo de chavales no se puede competir hasta el final, que si 'roba' en Barcelona... bueno, un amplio abanico de palos para elegir. 
Más allá de entrar en ese debate, me dispongo a recordar la historia de un no fichaje que tal vez hubiera destrozado su credibilidad como técnico (bueno no, si no lo ha hecho Bendtner, no lo hará nada) pero desde luego que hubiera puesto en tela de juicio su buen ojo para fichar talento.

No hay que viajar mucho en el tiempo, sólo hasta el caluroso (no en Londres) mes de agosto de 2004. El club inglés contaba todavía con Henry, Pires, Viera, Bergkamp y venía de conquistar la Premier League (la última hasta la fecha) y su trayectoria en Europa era ascendente.
Por otra parte, el Valencia vivíaunos días complicados porque tras ganar el doblete (Liga y UEFA) veía como Rafa Benítez se marchaba harto del chiringuismo institucional que reinaba en el club.

Quizás por querer aprovechar ese vacío, Arsene Wenger quiso pescar en río revuelto: pero no hablo de tratar de fichar a Vicente, Aimar o Mista (oye, que ahora no tiene ni club, pero fue el máximo goleado español de la temporada)... sino a Miguel Ángel Angulo.
Nadie se podía creer que un equipo como el Arsenal pagar por un jugador que, según el 'Lobo' Carrasco, no tenía 'orientación' en el campo, ya que había jugado en todos los puestos posibles (salvo de central, a lo largo de los siete años que llevaba en el club. Pero era un gran negocio para todos: el Valencia ingresaría cinco millones de euros (desde la venta de Oleguer al Ajax no recuerdo un negocio mejor) y el jugador se ganaría un sueldo que ni soñaba lograr en España.

Afortunadamente (?) su condición de astuariano críado en el Mediterráneo hizo que no aguantara ni tan siquiera un par de días en el hotel londinense a la espera de firmar el contrato y volvió a Valencia para dejar esta operación en una mera anécdota... y un buen motivo para renovar su contrato.

Seguro que Angulo sabía lo que iba a pasar: ¿Para qué convertirse en un nuevo José Antonio Reyes pudiendo ser el jugador con mejor palmarés de la historia del Valencia?